SAN JACINTO LUGAR TURÍSTICO Y ARTESANAL

  • municipalidad

No se ha podido establecer la fecha exacta en que fue fundado el poblado, según documentos existentes en el Archivo General de Centro América se tiene información que por las últimas dos décadas del siglo XVI, las tierras que hoy ocupa el poblado de San Jacinto, eran Tierras Realengas, es decir pertenecientes a la Corona.

“El principio de señorío tuvo una importancia extraordinarias… sólo el rey cede o vende tierra; toda posesión deriva de una cesión o venta original de la corona… cualquier tierra que el rey no haya vendido o cedido es tierra realenga, le pertenece al rey y no puede ocuparse ni usarse sin incurrir en delito de usurpación.”

Los antiguos habitantes de la región que hoy ocupa Quezaltepeque se fueron trasladando hacia San Jacinto en busca de terrenos fértiles para los cultivos. Aunque el territorio fue ocupado por indígenas chortís, vivían en el mismo algunos españoles que tenían sus estancias de ganado en los alrededores.

Para inicios del siglo XVII, ya se había establecido el pueblo de San Jacinto, con habitantes en su mayoría de raza y lengua indígena. Hacia la segunda década del siglo XVII, se consideraba a San Jacinto como un poblado separado de Quezaltepeque en el ramo civil.

Cuando el Arzobispo Pedro Cortés y Larraz realizó su visita pastoral al reino de Goathemala entre 1769-1770, llega a Quezaltepeque pasando por San Jacinto, indicando que el pueblo era anexo de la cabecera del curato. Se encontraba a 7 leguas de distancia de Quezaltepeque, contando con 250 familias con un total de 1945 personas. Indicaba el Arzobispo Cortés que la tierra producía maíz, caña, trigo y frutas en abundancia. Además el idioma materno era el chortí, aunque todos los pobladores entendían ya el castellano.

“A las tres de la tarde divisamos el villorio de San Jacinto. Del lado opuesto había una hermosa altiplanicie, con montañas elevándose a los lejos y cubiertas hasta la cúspide de majestuosos pinos. Allí no habían cultivos, y toda la región estaba en su primitiva rusticididad. A las cinco de la tarde cruzamos la corriente y entramos al poblado de San Jacinto. Este se componía de una colección de chozas, algunas construidas con palos y otras repelladas con lodo.”

La fiesta patronal de San Jacinto se celebra con diversas costumbres y tradiciones en honor a su santo patrono. Este municipio fue fundado en 1839 y se encuentra ubicado en la región central del departamento de Chiquimula, en la República de Guatemala.

Fecha de la fiesta patrona 8 de febrero

Santo patrono SAN JACINTO

Historia

Según la historia cristiana, San Jacinto fue nombrado canónigo de Cracovia debido al poder e influencia de su familia, título que le permitió conocer a Santo Domingo de Guzmán. Luego de ese encuentro, San Jacinto perteneció a la orden de los dominicos y ha sido venerado por sus obras de caridad.

Actividades

Durante la celebración de la fiesta patronal de San Jacinto, se realiza un desfile inaugural el cual cuenta con la participación de instituciones educativas, reinas de belleza y autoridades municipales. El recorrido del desfile da inicio en el puente de San Jacinto y finaliza en el campo de futbol.

Además, en los alrededores de la plaza central se instalan juegos mecánicos así como la venta de platillos y dulces típicos de la región. Se llevan a cabo otras actividades como elección y coronación de reinas de belleza, encuentros deportivos, bailes sociales y diversos eventos religiosos en honor a San Jacinto .Se realiza también un campeonato de jaripeo en el que hacen exhibiciones y competencias de esa popular práctica .Otra de las actividades destacadas durante estas fechas es la presentación del Baile de la Caballera, este es el resultado de las historias que surgieron tras la muerte del personaje de Tecún Umán.

GASTRONOMÍA SAN JACINTO

En San Jacinto usted podrá encontrar facilidades para el hospedaje y una gran variedad de exquisita gastronomía basada en mariscos y también degustar de lo mejor de la comida criolla manabita Con su magistral técnica para tejer se ganó el nombre de La Tierra de La Hamaca Grande, lleno de senderos ecológicos hasta los petroglifos, y hasta la cumbre del Cerro Maco. Tierra de gente servicial y amable, orgullosos de su cultura y folclor, de sus hamacas y mochilas multicolores, de su agricultura, de sus fiestas tradicionales. Es cuna de juglares como Los Gaiteros de San Jacinto, merecedores de un premio Grammy que da fe de la riqueza cultural de este pueblo.  Este poblado de raíces africanas e indígenas, situado en el centro de Bolívar, es cuna de juglares, músicos y emporio artesanal. En esta “Tierra de la Hamaca Grande”, vale la pena conocer el Museo Comunitario San Jacinto; observar hermosas vistas desde el Cerro Maco, a más de 800 m.s.n.m.; visitar los petroglifos de los antepasados –diseños simbólicos grabados en rocas-, saborear un rico sancocho de gallina criolla en una finca cacaotera o aguacatera y si lo prefiere, un crocante chicharrón con yuca harina durante sus fiestas patronales en agosto. Bienvenido a San Jacinto, tierra de tradiciones y costumbres que se conservan de generación en generación.

También te podría gustar...

Loading Facebook Comments ...