¿Porque es importante la hidratación de tu piel?

  • hqdefault

La piel es el mayor órgano del cuerpo humano. Cubre todo el cuerpo y actúa como barrera protectora aislando al organismo del medio que lo rodea. De esta forma le protege, le ayuda a mantener la integridad de su estructura y le conecta con el entorno.

La piel de la mujer es más fina y sensible que la del hombre, que además de ser más gruesa y fuerte, es más grasa y produce más sebo, ya que posee mayor cantidad de andrógenos.

¿POR QUÉ es necesario HIDRATAR LA PIEL?

Como ya sabemos, la piel protege al organismo de agresiones externas que pueden afectar a su equilibrio natural. Esta función la cumple gracias a su propio mecanismo de hidratación que la mantiene, a su vez, flexible y resistente.

Pero casi siempre y por diversos factores a los que estamos expuestos diariamente, el mecanismo natural no es suficiente y debemos aportar una ayuda extra que evite la sequedad de la piel, las grietas, la descamación o la tirantez. Y es que el cuidado de la piel y su hidratación es esencial a cualquier edad y en cualquier época del año.

Además, es bueno saber que con el paso del tiempo las glándulas sebáceas son menos activas y la piel pierde, en cierta medida, la capacidad de retener agua, por lo que se reseca con más facilidad.

Por otro lado, la calefacción, el aire acondicionado y el sol son factores externos que facilitan la evaporación de agua. El tabaco y el alcohol también son son componentes que agreden a la piel.

Si la piel no tiene un completo equilibrio será más probable la aparición de arrugas, manchas, celulitis o flacidez.

¿CÓMO SE HIDRATA LA PIEL?

Para mantener la piel hidratada se debe proporcionar agua a nuestra piel. Es aconsejable que este proceso de aporte de agua se haga de distintas formas.

  • Hay que hidratar la piel tanto en el exterior como en el interior. Desde el exterior se hará con el uso de cremas hidratantes que aportan la combinación necesaria para mantener la piel sana, suave y luminosa. Desde el interior se hará con el hábito de beber un mínimo de ocho vasos de agua al día, aunque si, es más, mejor. El exceso, en este aspecto, nunca será perjudicial, sino todo lo contrario.

  • Mantener una alimentación completa, variada y balanceada es esencial. Los productos y rutinas que hidraten la dermis son muy importantes.

  • Usar productos hidratantes acorde con las necesidades de cada uno es una cuestión básica. Es muy importante saber qué tipo de piel tenemos y tenerlo en cuenta a la hora de elegir o comprar lociones o cremas.

  • La piel de la cara es la más sensible de todo el cuerpo, por eso, la rutina de limpieza facial debe incluir siempre la hidratación ya que refresca y relaja el rostro.

  • Hay que tener en cuenta cuáles son los mejores momentos para hidratar la piel y en los que las rutinas que llevemos a cabo serán más efectivas. Los momentos perfectos para hidratar la piel mediante cremas o lociones son por la mañana y por la noche. Por la mañana será tras levantarse de la cama y antes de empezar la rutina diaria y por la noche, justo al final del día, después de haber eliminado el maquillaje por completo. Siempre con la cara totalmente limpia para que no haya ninguna partícula de suciedad que impida una completa penetración del producto hidratante.

  • Los baños termales, las saunas y los baños de vapor mejoran notablemente el nivel de hidratación de la piel.

 ¿Te notas la piel seca y tirante? Tranquila, tenemos la solución para que consigas una piel suave y luminosa.

Mantener la piel hidratada es uno de nuestros retos más importantes. El día a día, las variaciones climatológicas, la contaminación o la exposición al sol son solo algunas de las causas que pueden provocar sequedad, deshidratación u otras imperfecciones en nuestra piel. Para conseguir una piel hidratada y suave debemos cuidar de forma rutinaria nuestro cutis. Puede parecer complicado, sin embargo, es más fácil de lo que nos pensamos. Toma nota de estos 10 trucos de belleza, ¡conseguirás una piel ideal!

  1. Mantén una higiene facial diaria

Limpiar nuestro rostro es muy importante para mantener nuestra piel suave y fresca. Además, nuestra piel necesita respirar por lo que todas las noches, antes de dormir, debemos quitarnos el maquillaje y liberar nuestros poros.

Nuestra recomendación es que utilices agua fría para su limpieza ya que cerrará los poros y ayudará a la hidratación, al contrario que el agua caliente que reseca el cutis. Si tienes la piel sensible y sufres enrojecimientos con el agua, puedes hacerte la limpieza con productos suaves.

Cuando termines, procura secar tu cara con mucho cuidado. Coge una toalla suave y seca tu rostro sin frotar bruscamente la toalla. Una vez que hayas eliminado la humedad, déjala secar al aire libre.

  1. Exfolia tu rostro al menos una vez a la semana

La piel se regenera cada día, eliminando las células muertas de nuestro cutis. La exfoliación es un ritual de belleza que no debe faltar en nuestras rutinas ya que hará que nuestra piel tenga un aspecto más rejuvenecido, suave y brillante.

Para ello puedes usar algún gel facial, como el que contenga pequeñas partículas para que arrastren las células muertas, o incluso puedes optar por nuevos aparatos como los cepillos con rotores que limpian en profundidad la piel. Si tienes la piel sensible, no te olvides de consultar con tu dermatólogo cómo hacerte la exfoliación.

  1. ¡Ten cuidado con las lesiones faciales!

Cuando nos miramos al espejo y nos vemos algún granito o punto negro molesto, intentamos extraerlos y acabar con ellos de forma inmediata, pero cometemos un gran error. Hay que tener especial cuidado y evitar las lesiones faciales ya que inflamarán nuestro rostro y, posteriormente, saldrán marcas en nuestro cutis.

  1. Relájate y descansa

Aunque no lo creas, dormir es el secreto de muchísimas mujeres para tener una piel perfecta. Cuando estamos durmiendo y descansando, nuestra piel regenera sus tejidos y células. Si tenemos un mal descanso o no dormimos las horas necesarias, la piel no cuenta con el suficiente tiempo para renovarse y cogerá un aspecto de envejecimiento a un ritmo mucho más rápido. Por ello, debemos dormir bien y mínimo 6 horas cada día.

5. Utiliza los productos adecuados

Tenemos que pensar en un buen producto facial como una necesidad y no como un lujo. Necesitamos productos que funcionen en nuestra piel para conseguir una piel hidratada y suave. Ya que es muy importante el cuidado hidratante facial apto para todo tipo de pieles y que puedes usar a diario en la mañana y noche antes de aplicarte tus cosméticos habituales.

Además, ayuda a recargar la piel de agua termal por lo que la hidrata de forma intensa durante 24 horas, ¡y se absorbe de forma instantánea!

6. ¡Protege tu piel del sol!

La protección solar es muy importante para nuestra piel. Debemos proteger muy bien la cara de los rayos UVA y UVB si no queremos que poco a poco vayan apareciendo arrugas y manchas en nuestro cutis.

Elige un buen protector solar para tu tipo de piel, si tienes la piel seca, te recomendamos que optes por la crema ya que te aportará un extra de hidratación. Si tienes la piel grasa, es mejor que optes por otros productos como los geles solares. Y, en cualquier caso, te aconsejamos que sea de protección alta (mínimo 30).

7. Bebe mucha agua a diario

Una piel hidratada empieza desde dentro. Beber agua es súper importante para una correcta hidratación de nuestro cutis, ya que el líquido actúa llegando hasta las capas más profundas de nuestra piel. La hidratación natural le dará a tu rostro más brillo y una textura suave. No te olvides de beber entre 1,5 y 2 litros de agua al día, ¡notarás la diferencia!

8. Sigue una dieta saludable

Ingerir comida excesivamente grasienta, hará que tengamos una piel más grasa. Por ello, te aconsejamos que sigas una dieta variada y saludable en la que comas todo tipo de alimentos y evites la comida basura, ¡ayudará a tu piel y a tu salud!

9. ¡Nada de alcohol y tabaco!

Las sustancias dañinas son los peores enemigos para nuestra piel. El tabaco provoca la pérdida de las vitaminas A y C, que son necesarias para el colágeno de la dermis. Esto provoca un tono apagado de la piel, así como la aparición de arrugas. El alcohol, por su parte, además de ser dañino para el hígado también lo es para la piel, entre otros órganos, ya que la deshidrata y provoca la aparición de acné y otras imperfecciones. Así que ya sabes, si quieres una piel perfecta, lo primero que debes hacer es eliminar las sustancias dañinas de tu vida.

10. ¡A sonreír!

La sonrisa es un gesto que hace mucho sobre nuestra cara. Además de activar nuestros músculos faciales, genera endorfina y nuestra piel luce mucho más luminosa y brillante. Fácil, ¿verdad? ¡Nunca dejes de sonreír!

 

También te podría gustar...

Loading Facebook Comments ...