El Grúfalo

  • hqdefault (1)

Escena 1

Un ratón salió de paseo por el bosque.
Un zorro vio al ratón y le pareció un buen bocado.

  • ¿Adónde vas ratón pequeño y peludo?
    Si te parece, ven a mi casa y comeremos juntos.
  • Muchas gracias zorro, pero no tengo tiempo.
    He quedado con el grúfalo en este momento.
  • ¿Un grúfalo? Ya me dirás cómo son esos bichos.
  • Un grúfalo es un grúfalo.
    No me digas que no lo has visto.

Tiene unos horrorosos colmillos,
Unas garras como puntas de cuchillos
Y unos dientes terribles y amarillos.

  • ¿Y te vas a encontrar con él?
  • Sí, lo esperaré en esta piedra sentado.
    Por cierto, su comida favorita es el zorro asado.

  • ¡El zorro asado! Me voy antes de que venga.
    Y salió corriendo a esconderse en su cueva.
    –    ¡Qué zorro más tonto! ¡Se lo ha creído!
    No sabe que el grúfalo es un invento mío.

Escena 2

El ratón siguió paseando por el bosque.
Un búho lo vio y le pareció un buen bocado.

  • ¿Adónde vas ratón pequeño y peludo?
    Vivo en este árbol.
    Ven a mi casa y merendaremos juntos.
  • Qué amable eres, búho, pero déjalo para otro día.
    He quedado con el grúfalo; si llego tarde, se enfadaría.
  • ¿El grúfalo? ¿Cómo es? ¿Qué aspecto tiene?
  • Un grúfalo es un bicho un poco repelente.

Tiene bultos en las rodillas, pobre infeliz;
Los dedos del pie desparramados, como una raíz,
Y una verruga muy venenosa en la punta de la nariz.

  • ¿Y has quedado con él?
  • Sí, precisamente al lado de este río.
    Por cierto, el helado de búho es su plato favorito.

  • ¡Helado de búho! Tengo mucha prisa.
    Adios ratoncito, hasta la vista.
    –    ¡Qué búho más tonto! ¡Se lo ha creído!
    No sabe que el grúfalo es un invento mío.

Escena 3

El ratón continuó paseando por el bosque.
Una serpiente vio al ratón y le pareció un buen bocado.

  • ¿Adónde vas ratón pequeño y peludo?
    He preparado la cena. Si te parece, cenaremos juntos.
  • Muchas gracias, serpiente. ¡Eres tan buena!
  • Pero he quedado con el grúfalo para la cena.

  • ¿El grúfalo? ¿Cómo es el grúfalo que no lo sé?

  • Pues un grúfalo es un grúfalo. Te lo diré.

Sus ojos son grandes como naranjas;
Su lengua es negra y muy alargada,
Y tiene el lomo lleno de espinas moradas.

  • ¿Y has quedado con él?
  • Sí, precisamente aquí en el lago, en su orilla.
    Por cierto, su comida favorita es serpiente en tortilla.

  • ¡Serpiente en tortilla! Rápido, tengo que esconderme.
    Adiós, ratoncito. Me alegro de verte.
    –    ¡Qué serpiente más tonta! ¡Se lo ha creído!
    No sabe que el grúfalo es un invento mío.

Escena 4

El ratón siguió su camino y de repente…

  • ¡Ehhhhh!
    Pero, ¿quién es este bicho monstruoso, con esas garras y colmillos horrorosos?
    ¡Qué dientes más horribles, Qué rodillas más asquerosas!
    ¡Que desparramados dedos espantosos! ¡Qué verruga en la nariz más horrorosa!
    Sus ojos son más grandes que dos naranjas; su lengua es muy negra y alargada,
    Y tiene el lomo lleno de espinas moradas.

¡SOCORRO! ¡ES UN GRÚFALO!

  • ¡Mi comida favorita!-dijo el grúfalo-.
    ¡Qué suerte! Que bien me vas a saber, sobre un trozo de pan crujiente.

  • ¡Tu comida favorita! No me digas eso.
    En el bosque, todos me tienen respeto. Sígueme y verás que no te miento.

  • De acuerdo, echa a andar. Ve tú delante y yo detrás.

Escena 5

El grúfalo seguía al ratón, y anduvieron mucho, hasta que oyeron unos susurros.

  • ¡Anda, si es la serpiente!-dijo el ratón.
    Al ver al grúfalo, la serpiente se mosqueó.
  • Me tengo que ir, me despido de vosotros.
    Y huyó, arrastrándose entre los troncos.
  • ¿Has visto-dijo el ratón- cómo se ha ido la malvada?
  • Desde luego-dijo el grúfalo-. Parecía muy asustada.

Y siguieron por el bosque.

Escena 6

De repente el grúfalo dijo:

  • Oigo el ulular de un pájaro entre los pinos.
  • Es el búho –dijo el ratón-. ¡Hola búho!
    El búho echó un vistazo al grúfalo.
  • Tengo prisa –exclamó- adiós, ratoncito.
    Y volando se fue hasta la punta del pino.
  • ¿Has visto –dijo el ratón- que pronto se ha marchado?
  • Visto y no visto –dijo el grúfalo-. Se ha ido volando.

Y siguieron andando.

Escena 7

De repente el grúfalo dijo:

  • Oigo pasos que se acercan por ese camino.
  • ¡Es el zorro! –dijo el ratón-. ¡Hola zorro!
    El zorro, al verlos, sintió un miedo espantoso.
  • Me voy enseguida –dijo- que una visita me espera.
    Y se fue a esconder en su madriguera.
  • ¿Has visto grúfalo, cómo me temen todos?
    Pues tengo un hambre de mil demonios. Noto que el estómago comienza a rugir y el pastel de grúfalo me gusta a mí.

  • ¡Pastel de grúfalo! –exclamó aquel bicho.
    Y salió corriendo despavorido.

De repente, muy tranquilo es bosque se quedó.
– ¡Una nuez! –exclamó el ratón.
¡Y menudo banquete con ella se dio!

Y colorín colorado este cuento se ha terminado.

También te podría gustar...

Loading Facebook Comments ...