Beneficios de las fresas para tu salud

Sin lugar a duda, las fresas son las reinas de las bayas, ricas y coloridas, adoradas por los niños, nutricionalmente son todo ventajas, pocas grasas y pocas calorías, un alto contenido en fibra, Vitamina CantioxidantesPotasio y ácido fólico, que la convierte en una fruta necesaria durante el embarazo.

Sus beneficios son múltiples desde limpiar los dientes a regular el transito intestinal gracias a la gran cantidad de fibra, lamentablemente son una fruta mas bien de verano y su cultivo comercial normalmente se lleva a cabo utilizando muchos pesticidas, una buena opción es cultivarlas en casa, es un cultivo fácil y no se precisa mucho lugar.:

Los antioxidantes, tiene un buen numero, se ha comprobado ser de gran utilidad contra la formación de radicales libres, el envejecimiento de la piel, y en general combaten el desgaste del cuerpo.

Omega3, por increíble que parezca no solo el pescado tiene ácidos grasos como el Omega3, las fresas también por lo que son muy recomendables para personas con problemas de colesterol.

Con respecto al cuidado dental sirven para la limpieza de los mismos y blanqueamiento, así como también colaboran a mantener las encías saludables.

Se han hecho pruebas que demuestran que el consumo de fresas previene el cáncer de esófago, por otro lado se sabe que mejoran notoriamente la capacidad antioxidante de la sangre. También son una buena fuente de ácido salicílico, por lo que es un buen antiinflamatorio y anticoagulante natural; ácido málico y oxálico. Aunque en menor cantidad, también posee vitamina E, que favorece la fertilidad y ayuda a mantener estables las células sanguíneas. Respecto a los minerales que contiene, hay que resaltar su elevado contenido en potasio y bajo en sodio, por lo que resultan perfectas para personas que padecen hipertensión arterial o problemas del corazón.

Las fresas y los fresones son poco calóricos. Tienen un valor energético de entre 27 y 34 kilocalorías por cada 100 gramos. Están compuestas principalmente por agua e hidratos de carbono mientras que tienen un bajo porcentaje de proteínas. ¡Eso sí! Es una excelente fuente de vitamina C.

Sus beneficios

-Son bajas en calorías. Una taza de fresas tiene unas 43 calorías. Además, contienen fibra, que ayuda a regular los procesos digestivos y a reducir la sensación de hambre.

-Ayudan a disminuir el nivel de colesterol malo en sangre, gracias a la gran cantidad de ácido ascórbico, lecitina y pectina que contiene el fruto.

-Son una fuente de vitaminas del grupo B, como la vitamina B6, la niacina, la riboflavina, el ácido pantoténico o el ácido fólico.

-Actúa como un potente antioxidante y antiinflamatorio natural. Una taza de fresas contiene 21 gramos de manganeso.

-Contribuyen a la salud ósea, gracias a su alto contenido en magnesio, potasio y vitamina K.

-Potencian la salud ocular. Algunos estudios han señalado que las fresas mejoran la salud de los ojos al disminuir el riesgo de degeneración macular.

-Son una importante fuente de vitamina C. Una taza de fresas contiene el 136% de la cantidad diaria recomendada de esta vitamina, lo que las convierte en un poderoso antioxidante que potencia el sistema inmunitario.

-Ayudan a perder peso, por su bajo contenido calórico y su alto contenido en nitrato. Las fresas son un buen aliado para las dietas de pérdida de peso. Ayudan a reducir el apetito, favorecen la circulación sanguínea y, además, ¡son deliciosas!

1- Ayudan a bajar de peso

Con apenas 30-35 calorías aproximadamente por cada 100 gramos, la fresa es una de las frutas menos calóricas que podemos encontrar en el mercado.

Para que te sirva como referencia, una naranja contiene alrededor de 45 calorías, una manzana 75 calorías y un plátano 80 calorías. Además, la antocianina, la encargada de la pigmentación que produce el color rojo de las fresas, estimulan la quema de grasa almacenada.

2- Reducen problemas cardiovasculares

Las antocianinas son las encargadas también de aportar a las fresas la capacidad para suprimir las respuestas inflamatorias del cuerpo. Esto produce se reduzca el nivel de colesterol y se evite el riesgo de sufrir hipertensión. Se han llevado estudios que afirman que, las mujeres que consumen fresas o arándanos dos o tres veces por semana, pueden reducir el riesgo de padecer un infarto de miocardio en un 32%.

3- Son un buen método hidratante

En los meses de calor estamos expuestos a una mayor deshidratación, por lo que aparte de beber el líquido suficiente, necesitamos refuerzo extra para el correcto transporte de nutrientes por nuestro cuerpo y un control regulador de la temperatura.

Las frutas y verduras son un buen complemento debido a sus altos niveles de vitaminas y antioxidantes. En el caso de las fresas, su composición es agua en un 92%, liderando el ranking junto a la sandía.

Además son ricas en vitaminas, antioxidantes, potasio y calcio, componentes que reafirman las propiedades hidratantes de la fresa.

4-  Te ponen de buen humor

Según investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), se ha demostrado que alimentos como las fresas o los arándanos contienen componentes como el ácido valproico o vitamina B1 (la vitamina del ánimo), que ayudan a mejorar el humor en personas con trastorno bipolar o que sufren depresión.

5-  Mantienen la piel en buen estado

Las fresas suponen un increíble remedio natural para una correcta protección e hidratación de la piel. Siendo un alimento que florece en los meses veraniegos, sirve como alternativa a productos farmaceúticos como las cremas o mascarillas, obteniéndose el mismo resultado.

Su consumo nos ayuda a exfoliar, blanquear y suavizar la piel, protegernos de los rayos UVA del sol, eliminar el acné, manchas y pecas o reducir malos signos de la cara como son las
ojeras.

6- Nos ayuda a lucir un pelo bonito

El cabello también se beneficia de las fresas gracias a su alto contenido en omega-3, magnesio y cobre.

Conseguir un pelo sedoso y brillante, reducir la caspa o proteger los folículos pilosos son algunos de los efectos positivos que se pueden adquirir con el consumo de fresas.

Además, al componerse las fresas de ácido fólico y vitamina B5 y B6, prevenimos la caída o adelgazamiento del cabello.

7- Previene resfriados

Si eres propenso a resfriados o a padecer gripe debido a que tu sistema inmunitario es débil, es recomendable seguir unos hábitos saludables para garantizar que tus defensas puedan cumplir su función.

Los frutos rojos, como las fresas, tienen una gran capacidad bactericida gracias a que son ricos en vitamina C.

Así pues, las fresas son un alimento ideal para sanar este tipo de males. Eso sí, se requiere consumir una alta cantidad para que se note su efectividad.

8- Contienen muchas vitaminas

Ya sabemos de la importancia de las vitaminas y minerales para mantener en buen estado el organismo. Un aporte de vitaminas adecuado ayuda a tener una buena coagulación, defensas sanas, estabilización de las hormonas femeninas o un correcto crecimiento óseo.

Si quieres conseguir una buena fuente de vitaminas, come fresas y adquirirás vitamina C, B y E en grandes cantidades y vitaminas A,D,E y K y folato en menor medida.

9- Combaten el estreñimiento

Cuando el intestino no puede digerir los alimentos de forma natural, supone un problema grave, ocasionando dolores estomacales o sensación de hinchazón. Para ello, la solución natural más aconsejable es la toma de fibra.

Bayas como las moras, frambuesas o fresas son muy ricas en fibra. Es aconsejable consumirlas junto a un buen tazón de cereales, ya que juntos forman un buen equipo para disfrutar de un buen tránsito intestinal.

10- Son un antiinflamatorio natural

Frutas dulces como las cerezas, frambuesas, uvas o fresas, contienen una considerable cantidad de vitamina C, minerales, antioxidantes y otros nutrientes que ayudan a reducir la inflamación.

En el caso de las fresas, existen investigaciones que demuestran que mujeres que consumían 16 o más fresas semanales, desarrollaban mas proteína C reactiva (CRP), un potente antiinflamatorio producida por el hígado. Por lo tanto, son un buen medicamento natural para enfermedades como la artritis.

11- Previenen la gota

Ya desde la época romana, los médicos recomendaban la fresa como una cura perfecta contra la gota.

Esto se debe a que las fresas son antiinflamatorias, por lo que alivian dolencias como la gota o la artritis, y diuréticas, favoreciendo la reducción de ácido úrico.

En el siglo XVIII, el doctor y botánico Carl von Linneo, asegura en sus estudios que se curó de la gota a base de una dieta compuesta mayormente por fresas.

12- Son aconsejables para enfermedades oculares

Componentes de la fresa, como la vitamina C, ayudan a prevenir muchos problemas oculares debido a que contiene pigmentos como la luteína y la zeaxantina.

Teniendo en cuenta que esta vitamina es la que nos protege de la exposición de los rayos UVA del sol, la posibilidad de padecer problemas de visión como cataratas, se reducen drásticamente.

La vitamina C ayuda al fortalecimiento de la córnea y la retina del ojo, evitando los casos de degeneración macular en personas de avanzada edad.

13- Previenen cáncer de esófago

Estudios desarrollados en China, tomaron un muestreo de 36 pacientes con lesiones precancerígenas displática del esófago.

Durante un periodo de 6 meses se les administró fresas en polvo liofilizadas*, con el increíble resultado de que el 80% redujo notablemente la posibilidad de desarrollar el cáncer.

*La liofilización es el proceso por el que se separa el agua del producto a través de una cámara de vacío.

14- Nos ayudan a mantener el cerebro más joven

Según un estudio publicado en la revista científica Annals of Neurology en 2012, las fresas son frutos ricos en flavonoides, un componente que reduce el deterioro cognitivo en personas de mayores.

Según los resultados del estudio, el envejecimiento cognitivo puede retrasarse hasta 2,5 años más, al consumir cantidades de fresas y otros frutos rojos como los arándanos o frambuesas.

15- Son deliciosas

Las fresas son uno de los frutos más populares por su sabor y aroma. Existen muchas variedades y se pueden combinar tanto con dulce como con salado.

Aunque como mejor podemos aprovechar sus nutrientes es tomándolas al natural, podemos hacer con ellas miles de recetas como helado, batido, gelatina, yogur, pastel, tarta o incluirlas en galletas, o ensaladas.

 

Loading Facebook Comments ...